Cuando tenemos nuestra casa, pensamos mucho en comprar los muebles, la pintura, las cortinas, cuadros y lámparas o demás accesorios, que nos ayuden en la decoración de cada ambiente. Pensamos en los gustos de cada miembro familiar para acondicionar sus espacios de acuerdo a cada personalidad.

Muy pocas veces pensamos en la iluminación. Tomamos por sentado la posición de las lámparas, focos e interruptores de luz, donde los colocaron inicialmente o donde están al comprar y habitar la casa. Pocas veces modificamos su posición.

En este artículo hablaremos sobre la correcta iluminación para descansar. Es decir, la manera en que debemos tener iluminada las habitaciones. Donde deben estar los interruptores y los focos de luz o lámparas.

Donde colocar los interruptores:

Para obtener una buena y correcta iluminación en nuestras habitaciones, debemos tener en cuenta que ellas son los lugares que utilizamos para descansar y reponer energías del desgaste en todas las actividades diarias, por lo tanto, debe ser primordialmente cálida y relajante.

Por lo tanto, los interruptores de luz, deben estar posicionados en la entrada de la habitación, con una extensión muy cerca de la cama, así si deseas leer un poco antes de dormir, puedas hacerlo y apagar la luz sin tener que levantarte.

Si posees dentro de tú habitación un armario grande o un vistiere, este debe tener su propia iluminación. Así podrás ver el contenido del mismo, sin necesidad de prender la luz general o principal de la habitación.

Iluminación básica para tú habitación.

En el área que está destinada para descansar, debe tener varios puntos de luz. Una general y de mayor potencia que debe estar en el techo, esta ilumina toda la habitación.

Otros puntos de luz en las mesas de noche que siempre van a los lados de la cama, y puede jugar con apliques de luz más tenue en las paredes. Lo que dará un toque cálido al ambiente.

Para tener una correcta iluminación, acorde para descansar debes tener en cuenta algunos aspectos, entre ellos tenemos:

  1. La habitación, debe tener varios puntos de luz, acorde para las diversas actividades que en ella realizas.
  2. Puedes colocar temporizador de luz, y reguladores de la intensidad de la misma.
  3. La luz cerca de la cama, debe ser tenue y cálida, lo que te debe permitir relajarte y prepararte para cuando decidas descansar.
  4. Si tú cama aparte de ser el lugar de descanso es tú sitio preferido para leer un buen libro, debes tener en tú mesa de noche una lámpara con buena luz, pero no incandescente.
  5. Para la habitación de los niños pequeños, puedes utilizar una lámpara de luz tenue, que les invite a relajarse y le den el ambiente propicio para que deseen descansar.
  6. Puedes colocar apliques en las paredes tipo candelabros, si deseas una luz de verdad tenue, y colocar velas. En el mercado hay a la venta velas con esencias que al derretirse esparcen un olor relajante y que ayudan a calmar las energías.

Además, colaboran en crear un ambiente cálido y romántico para una noche inolvidable, si vives en pareja.