Con el paso de los años las nuevas tecnologías han podido afectar el mercado de las bombillas, la eliminación de las bombillas incandescentes ha aumentado la popularidad de otros tipos de bombillas mucho más eficientes, las cuales ahorran una mayor cantidad de energía y son menos contaminantes para el planeta y las personas, además de esto, tienden a funcionar por una mayor cantidad de horas. Al momento de elegir una bombilla para la zona donde lo vamos a colocar debemos de fijarnos en las diferentes características que  poseen estas bombillas.

¿Cuál es el mejor bombillo para mi ambiente?

Una vez que fueron eliminadas las bombillas incandescentes de los anaqueles surgieron otros tipos de bombillas más eficientes como lo son las bombillas halógenas, las bombillas LED y los tubos Fluorescentes (donde dentro de esta categoría se encuentran los tubos de neón y las bombillas fluorescentes más compactas).

Dependiendo del espacio que vayamos a cubrir con estas bombillas, podemos optar a diferentes opciones que nos brindarán una cantidad de luz apropiada. Seleccionar una bombilla inadecuada para nuestro espacio solamente nos generará incomodidad al momento de desarrollar nuestras actividades.

  • Para colocar una luz en nuestro techo, una luz en las paredes, un taller, los corredores de una casa o las luces centrales de un espacio lo más conveniente es hacer uso de las bombillas fluorescentes compactas (las cuales también son denominadas como “bombillas económicas”.
  • Para una pequeña lámpara personal como una lámpara para nuestro escritorio o una lámpara para una mesa de noche la mejor opción para nosotros es utilizar una bombilla tipo LED o una bombilla halógena.
  • Para un espejo de un baño o la superficie de una cocina podemos colocar bombillas fluorescentes.
  • Un garaje o un taller se beneficiarían más con un tubo de neón.

El tipo de luz y el color de la luz

  • Para una iluminación general dentro de habitaciones como los baños, los dormitorios o los garajes los tubos de león o las luces de techo que tengan bombillas compactas (también llamadas bombillas económicas) son las mejores.
  • Para agregar una iluminación un poco más cálida e ideal en entornos como la sala de estar, es mejor utilizar bombillas halógenas, ya que estas poseen una temperatura de color mucho más baja (llegando a alcanzar los 2700° kelvin).
  • Para otorgarle una iluminación extra a una habitación debemos evitar hacer uso de las bombillas halógenas debido a que su consumo de energía es demasiado alto. En cambio, podemos hacer uso de bombillas fluorescentes compactas, las cuales consumen mucho menos energía y son mucho más pequeñas y adecuadas para su función.
  • Para iluminar un ambiente de familia como el comedor o la mesa de la cocina se pueden utilizar las bombillas fluorescentes compactas, las cuales son ideales con lámparas colgantes.
  • Para un ambiente de trabajo hogareño como la cocina podemos hacer uso de las bombillas fluorescentes compactas, las cuales otorgan una iluminación ni muy brillante ni muy tenue para ejecutar este tipo de trabajos.
  • Para aquellos ambientes donde el trabajo preciso sea la clave y se necesite de mucha concentración y estabilidad en la habitación (como las zonas de estudio, zonas de lectura y escritura, etc.) lo mejor es hacer uso de lámparas que cuenten con bombillas LED o bombillas halógenas.